Mis sueños no eran más que afilados cristales esparcidos en el suelo de una habitación vacía en la que mi corazón intentaba seguir latiendo a pesar del dolor de un alma desgarrada ...

Ahora mis sueños vuelven a mi cada noche... acariciando suavemente el ambiente y manteniendo el calor de estar entre tus brazos... Por primera vez en mi vida soz feliz.. y esta felicidad lleva tu nombre... Alex

sábado, 25 de abril de 2009

¿Donde están mis sueños?

¿Donde están aquellas ilusiones rotas
con las que caminabamos cogidos de la mano?
¿Donde están aquellas esperanzas de que aquel futuro
incierto sería mejor que nuestro triste pasado?
¿Donde están aquellos sueños que me mantenían
en pie y sin los que he caído?
Cierro los ojos y no veo nada...
cuando antes te veía a ti....
Trato de escuchar sonidos en el viento
pero solo puedo oír los lamentos del silencio..
Trato de hablar pero mi lengua está seca,
mi garganta dolorida y mi nariz taponada...
¿Donde está aquella felicidad?
Perdida... perdida como yo entre las sombras...
Buscando el momento exacto en que los perdí,
aquellos dulces sueños de algodón...
aquel cálido recuerdo de tus labios sobre los míos..
aquella mirada...
Pero se que en algún lugar me aguardan
recogidos del viento del olvido
y de la lluvia de lágrimas que caen de mis ojos verdes..
Esperando a ser encontrados,
esperando a ser abrazados de nuevo
¿Donde estáis... mis sueños?

2 comentarios:

Mistral dijo...

LLeno de sentimientos y emotivo.
Es un bonito poema de busqueda. A veces sólo encontramos lo que no sabiamos que buscábamos, únicamente...cuando no esperamos encontrar nada.
Saludos, muy interesante!!

Angel Caido dijo...

Dulce dama, no me gustaria que piense que mi osadia pudo vencer a mi razon, pero mi ultimo texto, casualmente, habla de esos sueños. Me gustaria que vos lo leyese.
Las palabras que lei en su ultimo escrito, pueden llenar de tristeza y melancolia hasta el mas duro de lo corazones, entiendo que la tristeza haga brotar todas esas palabras, palabras que son lamentos, compuestas de lagrimas y suspiros... quizas no soy el mas indicado para aconsejar el camino de nadie, quizas sea porque el dar consejo es algo que no me gusta... siempre he pensado que si no esperas nada de nadie, nadie podra decepcionarte, la mejor manera de vivir es darte la importancia que mereces, y que las lagrimas hay que guardarlas para cuando haya que llorar de felicidad, porque si las gastas con la tristeza no te quedaran las suficientes para disfrutar de las alegrias.

Pon una sonrisa en tu cara, te ayudara a caminar con mas fuerza.

Bss